martes, 25 de febrero de 2014

¿Seguiremos haciendo soporiferas presentaciones en el futuro?

Muchos profesionales que trabajamos en el sector sanitario acudimos periódicamente a eventos científicos de nuestro ámbito. Son jornadas maratonianas donde se presentan cientos de comunicaciones de forma simultánea, además de ponencias plenarias con profesionales de gran prestigio y curriculum envidiable. La realidad es que solemos sufrir las presentaciones ajenas como una almorrana o sumidos en un profundo sopor. Sucesiones interminables de power points cubiertos de texto o cifras tamaño pulga liliputiense, que leen los comunicantes con monótonos tonos de voz, obligan a los congresistas a buscar refugio en los bares y terrazas de las zonas históricas de las ciudades anfitrionas. Es por esto que, después de hacerte 600 kilómetros jugándote la vida en un vuelo turbulento, cuando llega tu momento de gloria (o absoluto pánico) encuentras que tu magnífico proyecto sólo será conocido por los compañeros de mesa, que están más preocupados por repasar sus notas que por escucharte. Menos mal que el moderador, ese ser que acude con bebida energética administrada en vena, siempre tiene alguna pregunta que desacartona al comunicador y demuestra que no es un robot que lee power points

Pocos profesionales del ámbito sanitario cultivan el arte de presentar, ni preparan la comunicación con el esfuerzo que precisa. 

“Si no sufres al preparar una comunicación sufrirá tu audiencia."
Carles Caño

Algunos aspectos clave son: 
  • Tener muy claro cuál es el mensaje que se quiere trasmitir y qué cambio se quiere lograr en la audiencia. 
  • Captar y mantener la atención de los asistentes.
  • Empaquetar el mensaje de modo que se convierta en un regalo para los asistentes.
  • Cerrar de forma efectiva la presentación.

Aprender a presentar debería ser una obligación para quien se va a poner frente a una audiencia. Aunque no todos nos sintamos capaces de inspirar, emocionar y dejar boquiabierta a nuestra audiencia, sí tenemos el deber de no matarla de aburrimiento. 

Internet facilita muchos recursos para desarrollar estas habilidades. Si no recuerdo mal, empecé a bucear en el interesante mundo de las presentaciones gracias a una video-charla que Chema Cepeda organizó con Carles Caño en Salud Conectada. De ahí conocí el blog de Carles (Presentástico), y más tarde el de Roger Prat (Presentable.es) y el de Gonzálo Álvarez (El arte de presentar). Os recomiendo visitar los tres. Además, Roger ofrece un curso presentaciones on line gratuito. (Si quieres puedes ver el sketchnote del curso aquí.)

Asistí al experimento de Hangjam de Carles y Roger, en abril del año pasado, y al Hangout “¿Cómo serán las presentaciones del futuro?” en octubre, donde resumí y estructuré las ideas principales en un sketchnote que gustó mucho a los cuatro ponentes (Carles Caño, José Hermida, Miquel Àngel Prats, Josep Vaqué). 

En enero Roger me contactó para proponerme que colaborará de forma “oficial” en una serie de 3 Hangouts que se realizarán en los próximos meses, compartiendo el sketchnote al final de la sesión a través de twitter, bajo el hashtag #futuropresentaciones.

En la sesión de hoy participan  Ladislau Girona, Jordi Martí y Gonzalo Álvarez

Este es el sketchnote:



Aquí está el vídeo de la sesión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario