domingo, 15 de marzo de 2015

Aprendiendo en la red: Empiezas cazando mariposas y acabas haciendo chorizos #carnavaldesalud

Una vez más, WIKISANIDAD ha convocado el Carnaval de la Salud para generar conversación en torno a un tema. Ahora nos proponen hablar de nuestro entorno personal de aprendizaje o Personal Learning Environment (PLE).  

En la era digital, acceder al conocimiento es como abrir una puerta a un espacio infinito sin principio ni final. Si no queremos ser tragados por un agujero negro, es necesario trazar una estrategia. Masas ingentes de conocimiento están ahí fuera, amenazándonos a un click de distancia. Hay toda una comunidad generando contenido de gran valor. Por tanto, como en el juego de la oca, de click en click y tiro porque me toca, podemos pasar horas yendo de un lugar a otro sin que el viaje revierta en nuestro aprendizaje ni en el de las personas que integran nuestras redes.

Comenzando con un par de preguntas


Existen dos preguntas con superpoderes: ¿Qué? y ¿Para qué? 

Antes de lanzarse a la acción es muy útil plantearse qué quiero, qué necesito y para qué lo quiero, para qué lo necesito. 

Cuando hablo de crear un entorno personal de aprendizaje me refiero a domesticar el conocimiento que flota en la red de redes y darle una utilidad. Hay muchísimas cosas interesantes en el mundo… pero es preciso priorizar y decidir en qué ámbitos deseo ampliar mi conocimiento. Este primer paso, en el que se definen las áreas relevantes de conocimiento, permite estructurar las fuentes para captar, almacenar y destilar el conocimiento.

Cazando mariposas


Una vez que tengo claro qué quiero aprender, necesito atrapar contenidos valiosos. Mis herramientas favoritas son Feedly y Twitter.

Feedly me permite seguir de forma automática blogs y webs. Tengo los contenidos organizados en carpetas según las áreas de conocimiento y en orden de interés.

Twitter es, sin duda, mi lugar favorito del mundo 2.0. Es una red de personas conversando y compartiendo con personas y una fuente inagotable de serendipias. A través de los contenidos que comparten las personas a las que sigo, o realizando búsquedas, se descubren recursos que van sumando contenidos a feedly y personas que se van añadiendo a las listas de twitter. Aún tengo como asignatura pendiente mejorar la gestión de las listas de twitter. Porque, unas veces, me indigesto y otras, pierdo información relevante o llego tarde. 

Utilizo Hootsuite para seguir algunas etiquetas (hastags) en twitter. Pero, por lo general, paso más tiempo en Twitter.

Uso TalkwalkerAlerts para recibir en mi Gmail contenidos relacionados con palabras clave de las áreas que más me interesan. A través de estas alertas, a veces, descubro nuevos blogs y webs para seguir.

La suscripción a Newsletters, en muchas ocasiones, es una forma de acceder a contenidos de mayor valor que los publicados en blogs.

Además, sigo algunos canales de YouTube y recibo por email sugerencias de YouTube relacionadas con los contenidos que consumo. 

Para que esto no crezca sin parar, a medida que se añaden nuevas fuentes hay que ir sacrificando otras. No queda otro remedio. La alternativa es la infoxicación.

No me olvido del 1.0, aprovecho cualquier conversación para seguir ampliando fuentes de información y detectando nuevas herramientas. Suelo tomar apuntes en las notas del móvil para procesarlos después.

Tamizando la red


Toca arremangarse y rebuscar las pepitas de conocimiento que se esconden entre el torrente de información que llega cada día. 

El filtrado de contenidos es una labor en la que hay que tratar de imponerse una disciplina para no morir en el intento de poner a cero todos los marcadores (el de pendientes de feedly, la bandeja de entrada de Gmail, etc.). 

Suelo aprovechar los desplazamientos al trabajo en trasporte público para hacer esta tarea: separar las piedrillas del oro. En el viaje de ida mando a Pocket los post y enlaces seleccionados que han sido captados en Feedly y en la lectura de la actividad de Twitter de la noche anterior.  En viaje de vuelta completo el procesado de Gmail y Youtube y comienzo a leer contenidos. También aprovecho mientras como para seguir devorando lo archivado en Pocket. 

A veces, me envío contenidos interesantes a Gmail indicando en el asunto la acción a realizar como por ejemplo: VER VÍDEO 22 MINUTOS y lo etiqueto como pendiente. Así, en ratos libres o tiempos muertos puedo acudir a los correos etiquetados en pendientes. 

Los vídeos largos suelen ser complicados de encajar en esta disciplina. A veces me acompañan por las mañanas antes de salir a trabajar. Otras veces, los pongo de fondo mientras dibujo o los reservo para el fin de semana. En el fin de semana suelo completar el filtrado y lectura de contenidos.

Algo muy importante es borrar todo lo que no pasa el filtro del interés. No archivo nada pensando que algún día podría ser útil. Es decir, una vez leído/visto lo que está en Pocket, en Gmail, YouTube… pasa a Feedly o se borra.

Compartiendo las pepitas


Para mantener esta forma de aprendizaje es imprescindible que todos nos convirtamos en curadores de contenidos, que compartamos las pepitas de oro que descubrimos para que otras personas puedan encontrarlas y difundirlas a su vez. A medida que voy consumiendo los contenidos los voy compartiendo.

Mi lugar favorito para compartir es Twitter. Además, si conozco a alguien interesado en el tema lo etiqueto o menciono en el tuit. De esta manera, me aseguro de que lo recibe a través de las notificaciones de Twitter. Si no está en Twitter se lo envío por email o whatsapp.

Archivando para recuperar 


Aunque me costó cogerle el tranquillo a Evernote, ahora mismo, es mi herramienta favorita de almacenamiento. Lo que más me gusta es la flexibilidad para acceder a la información. Además de guardarla en carpetas por temas (libretas) te permite añadir cuantas etiquetas quieras. Un buen etiquetado es esencial para rescatar rápidamente lo que te interese en un momento dado. Desde Feedly Premium se puede archivar contenidos directamente en Evernote, lo que ahorra mucho tiempo. 

También, tengo instalado en Chrome el Webclipper de Evernote con el que guardo y etiqueto en un par de clicks lo que tengo abierto en el navegador.

Creando contenidos o haciendo chorizos


Si el proceso de absorción de nuevo conocimiento ha funcionado bien y el dospuntocerismo ha calado en todo tu ser, lo lógico es atreverse a aportar a la comunidad que aprende en red algún contenido que vas a elaborar combinando lo que has aprendido. Esto es como hacer chorizos, cortando de aquí y de allá mezclando y dándole el toque personal de sal, pimentón dulce y pimentón picante se obtiene un producto nuevo y delicioso.

El lugar por excelencia para hacer esto es el blog. Yo utilizo Blogger porque me parecía la herramienta más sencilla y con la curva de aprendizaje más baja. Además, cuando genero contenido en el blog lo difundo en twitter. A veces, programo estos tuits con Hootsuit para repetir la reseña a diferentes horas o días. Pero, no tengo establecida una estrategia de difusión de contenidos.

También genero y comparto presentaciones en SlideShare, sketchnotes en Flickr y vídeos en YouTube.

El desarrollo de contenidos es lo que más me cuesta, creo que es porque la parte de tamizar aún no rueda del todo bien y me consume un tiempo que no puedo dedicar a crear contenido. 

Espero que  este Carnaval de Salud me ayude a revisar mi PLE y aprender nuevas maneras de gestionar el caos que reina ahí fuera.

Veámoslo ahora resumido en monigotes



1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar