jueves, 23 de enero de 2014

Desenredando la conversación para conseguir reuniones más productivas

¿Os ha pasado en alguna ocasión que finaliza una reunión y no tenéis claro de qué se ha hablado y si se ha llegado a algún acuerdo concreto? ¿No tenéis la impresión, a veces, de que nos enredamos en conversaciones que mezclan datos, impresiones, problemas, intentos de soluciones… sin alcanzar ninguna conclusión? ¿El diálogo se convierte en una especie de batalla en la que se atacan o defienden los argumentos ajenos? ¿Se alargan las reuniones innecesariamente y finalizan sin una visión clara de los temas tratados? 

Para salir de esta situación podemos utilizar una técnica basada en separar frecuencias de pensamiento. 

Al igual que nos hemos acostumbrado a separar el vidrio en el contenedor verde y los envases de plástico en el contenedor amarillo, ¿por qué no separamos las diferentes perspectivas desde las que se puede analizar un tema? Ya no mezclamos papel y latas en la bolsa de basura, dejemos de hablar de  beneficios y problemas al mismo tiempo. Si todos los asistentes de una reunión consiguen hablar con el pensamiento sintonizado en el mismo canal serán capaces de tratar con mucha mayor profundidad cualquier cuestión y evitar inútiles enfrentamientos dialécticos. 

Pero, dejemos que los monigotes lo cuenten a su manera, a través de un sketchnote:


Seis sombreros para pensar



Se puede utilizar sin decir a los asistentes que se pongan el sombrero de pensar. Basta con explicar las reglas que se van a aplicar en la reunión y decidir el orden en el que se utilizará cada frecuencia de pensamiento según el objetivo de la reunión. 

Si te interesa el tema puedes leer el libro de Edward de Bono:


También puedes ver este simpático vídeo con dibus. (3,43minutos)



No hay comentarios:

Publicar un comentario